Select Page

En reciente entrevista publicada en Linkedin, Cynthia Montgomery, profesora de Harvard Business School, autora del libro Strategist y autoridad mundial en estrategia corporativa, habla sobre la responsabilidad que tienen los directivos de las empresas de ejercer un rol protagónico en la definición del sentido de propósito del negocio y de generar una dinámica de conversación, en sus compañías, alrededor de ello.

Montgomery plantea también la necesidad de cambiar la forma en que se viene haciendo la planeación estratégica, en los últimos 20 años, ejercicio que se enfoca en temas tácticos como el análisis de la dinámica de la industria y las ventajas competitivas con el fin de construir un plan que permita navegar con éxito; lo valioso de su planteamiento  está en agregar a todo esto un marco conceptual que debe ser generado desde lo que ella entiende como el rol de estratega que debe ejercer todo líder corporativo. http://cynthiamontgomery.com/

Encuentro apasionante este tema y he tenido la oportunidad de trabajarlo, desde hace varios años, con mi hermano y colega, Agustín Jiménez, quien es una autoridad en estrategia corporativa y ha venido haciendo desarrollos muy interesantes http://ow.ly/oozjU; hemos interactuado con empresarios y equipos directivos de pequeñas y grandes empresas y encontramos coincidencias con el trabajo de Montgomery.

Una distinción importante que hemos desarrollado y adoptado es la diferencia, a nivel corporativo, entre estrategia y táctica. La primera, en una organización, tiene que ver con la dirección que debe seguir el negocio y la segunda con la gestión que se debe desarrollar para alcanzar el destino propuesto en la primera. Esta distinción, nos ha permitido entender que los papeles de líder y de gerente, que vienen tratándose como sinónimos, son completamente distintos y ambos deben ser ejercidos por los directivos de las empresas en momentos y con propósitos diferentes. Es más, hemos encontrado que las competencias que requieren uno y otro rol también son bien distintas, como era de esperarse.

Pensamos que el rol de gerente, tiene que ver con la táctica del negocio, con analizar el entorno, las cifras, la competencia, el mercado; con organizar los equipos, planear las acciones, asignar los recursos, delegar, adecuar la estructura, entre otras actividades propias de este nivel conceptual. El papel de líder lo entendemos, al igual que Montgomery, relacionado con dar sentido de propósito al negocio, con generar conversaciones organizacionales alrededor de ello y con crear condiciones para que los colaboradores puedan alinearse e inspirarse para obtener resultados extraordinarios y construir ventajas competitivas sostenibles.

Montgomery plantea una pregunta que todo líder corporativo debe ser capaz de responder y alrededor de la cual debe ampliar la conversación dentro de su empresa, de manera continua en el tiempo: “¿Qué es lo que será esta empresa y por qué va a ser relevante?”.

La forma en que la planeación estratégica se viene aplicando mira esto de soslayo y, tal vez por eso, se ven misiones, visiones y valores corporativos, con redacciones superficiales y llenas de información irrelevante que hacen imposible entender el sentido de propósito de una empresa y, por ende, alinearse con una dirección empresarial, que no puede quedarse en lugares comunes como aumentar las ventas, ser líder de la industria o trabajar con responsabilidad social http://ow.ly/ooAHt.

El sentido de propósito tiene que ver con la identidad de la organización y es un generador de dinamismo, compromiso y creatividad en las personas. Sin duda, liderar la estrategia es una responsabilidad vital del directivo de hoy.